Introduzione 400

Como cada ano, en primavera nos entran ganas de sol y de broncearnos. Tomar el sol es saludable y agradable, su luz ayuda a fijar el calcio en nuestros huesos. Además, es un potente bactericida natural. Lo idóneo, tanto para nuestro bienestar como para nuestra belleza es broncearse sin quemarse. Cuando nos exponemos al sol y nos preguntamos cuál sería la mejor protección para nuestra piel, no hay que olvidar que en nuestra piel existe un pigmento, que se llama melanina, que es la mejor protección de la naturaleza contra los rayos nocivos del sol.

©  R a p i d   B r o n z e  2 0 1 3